De acuerdo con datos de la Asociación Americana de Salud Sexual [ASHA, por sus siglas en inglés] (2019), una de cada dos personas sexualmente activas habrán contraído una infección de transmisión sexual antes de los 25 años. Muchas de estas infecciones pueden ser asintomáticas y pueden variar mucho en la forma e intensidad por lo que pueden ser difíciles de identificar. Las ITS tienen tratamiento, pero es importante ir tan pronto como sea posible al médico para evitar complicaciones. Recuerda: los mayores obstáculos para la prevención y tratamiento de las ITS son los prejuicios y la falta de información.

 

Así que, ¡no te asustes! Lo más importante de conocer la información es que puedas estar al pendiente de tu cuerpo, sus cambios y acudir al médico no sólo cuando te des cuenta de que hay algo que no va bien, sino que eres más consciente de ir a tus citas de manera periódica. Tu salud vale muy bien el esfuerzo.

 

Aquí te van algunos datos de las ITS más comunes:

 

  • Virus del Papiloma Humano

El 80% de la población sexualmente activa tendrá una infección de VPH alguna vez en su vida (ASHA, 2019). El VPH muchas veces es inofensivo y el sistema inmune puede eliminar la infección por sí mismo; algunas veces puede ocasionar verrugas genitales que tienen tratamientos muy breves y sin más problema que la incomodidad al retirarlas. Sin embargo, existen cepas que están asociadas con el cáncer cervicouterino, de garganta y ano, por lo que es importante buscar atención médica. El VPH es tratable. Las infecciones de VPH se pueden prevenir con el uso adecuado del condón y barreras de látex, o con la vacuna Gardasil que protege de las cepas más comunes del virus.

 

  • Herpes

El herpes es una infección viral, puede ser asintomática o provocar lesiones en la boca y los genitales. Aunque no es curable, existe tratamiento para aliviar los síntomas y prevenir el contagio. Es una infección que puede ser más molesta que peligrosa porque provoca la aparición de úlceras muy dolorosas al contacto o al roce. La única manera de prevenir su trasmisión es con el uso de condón.

 

  • Clamidia

Es una infección bacteriana y puede provocar dolor, inflamación o descargas inusuales de la vagina, el pene o el ano. Se puede curar con antibióticos específicos que sólo pueden ser prescritos por tu médico. Usa condón o barreras de látex, observa tu cuerpo y las características de las secreciones de tus genitales para que puedas identificar lo antes posible cualquier cambio.

 

  • Gonorrea

Es una infección bacteriana a veces puede generar dolor, descargas de color verde o amarillo de la vagina o el pene y sangrado entre periodos en el caso de las mujeres. Se puede curar con antibióticos cada vez más potentes para que sean eficaces.

 

  • Sífilis

Es una infección bacteriana. Puede ser asintomática o provocar síntomas muy variados como úlceras, verrugas, sarpullido, picazón, dolor de cabeza y las articulaciones, inflamación de las glándulas, temperatura y cansancio. Debido a que estos síntomas se parecen a los de muchas enfermedades se dice que la sífilis es “la gran imitadora”. Acude con tu médico, urólogo o ginecólogo para que te puedan diagnosticar y brindar el tratamiento adecuado.

 

Recuerda, las ITS no definen tu valor como persona. Atender cualquier ITS es una forma de amor propio y de responsabilidad afectiva entre tú y tu pareja. No olvides que la atención temprana siempre tendrá mejores resultados o pronóstico de mejora.

 

Referencias

 

American Sexual Health Association. (2019). Statistics. Recuperado de: http://www.ashasexualhealth.org/stdsstis/statistics/

 

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2016). Sífilis: Hoja Informativa de los CDC. Recuperado de: https://www.cdc.gov/std/spanish/sifilis/stdfact-syphilis-s.htm

 

NHS. (2019). Syphilis. Recuperado de https://www.nhs.uk/conditions/syphilis/

 

Planned Parenthood. (2019). STDs. Recuperado de  https://www.plannedparenthood.org/learn/stds-hiv-safer-sex