En el marco internacional por el Día Mundial de la Salud queremos hablar sobre el tema central de este año: la depresión.
Hay factores biológicos, orgánicos, situacionales, del estilo de vida o de la personalidad que nos predisponen a padecer este trastorno psiquiátrico. Evidentemente, padecer depresión en cualquiera de sus niveles de severidad, afecta la vida de las personas desde una apatía por la vida, sentir que nada vale el esfuerzo, dejar de hacer actividades cotidianas, hasta las conductas autodestructivas como cortarse, exponerse a riesgos o la ideación, planeación o búsqueda del suicidio.
Al respecto de la exposición a riesgos, podemos asegurar que uno de los más comunes son las relaciones sexuales desprotegidas. Por supuesto, no es que la persona con depresión diga: “hola, aquí ando con ideación suicida y quiero infectarme en una relación sexual” pero sus acciones se ven permeadas por la poca autoestima, valoración, cuidado personal, planeación para el futuro, incapacidad para exigir el uso del condón, evitación de conflictos, pasividad para enfrentar estas situaciones, poca o nula búsqueda de ayuda en redes de apoyo como la familia, ineficiencia, indecisión, desorganización o subestimación del riesgo.
Cuando una persona tiene depresión, uno de los síntomas que se pueden identificar es la falta de interés en el placer. ¡OMG! Sí, también del placer sexual y en la relación de pareja. Por ejemplo, cuando alguien de la pareja carece de la habilidad para influir en su pareja, o para obtener cambios efectivos en su relación marital, puede generar la expectativa de no tener control sobre aspectos de su relación, situación que a menudo ocasiona déficit emocional, motivacional y cognitivo, lo que se relaciona con síntomas depresivos. Además de esto, deja de sentir satisfacción por lo que pueda experimentar en las relaciones sexuales.
¿Crees que tienes depresión? Piensa si ha cambiado algo de lo siguiente en tu vida: hábitos de sueño, pérdida de energía, pérdida de interés en el sexo, cambios en el apetito, dificultad de concentración, pérdida de interés o irritabilidad. Las mujeres son más propensas a padecer depresión por varias razones, entre ellas el ejercicio de los roles tradicionales puede afectar la vida y armonía emocional por el desequilibrio en las responsabilidades diarias.
La depresión no va a pasar cuando acabe de llover, para dar tratamiento requieres atención psicológica y psiquiátrica que te ayudará a buscar opciones y salir poco a poco de esta situación que afecta a tu familia, pero SOBRETODO, a ti. Que este Día Mundial de la Salud sea un nuevo llamado a la prevención diagnóstico y atención oportuna de esta enfermedad tan silenciosa.