¿Cuántas fantasías húmedas has dejado en el buró de tu habitación por pena para realizarlas? Algunas fantasías son comunes como ser amarrados, tener sexo casual o los tríos; otras fantasías trasgreden los derechos y dignidad de los involucrados ESTAS FANTASÍAS PUEDEN LLEGAR A SER ILEGALES, NO LAS HAGAS.

 

Para los juegos que sí se pueden hacer Cinco tips que no puedes dejar pasar para incluir nuevos juegos sexuales en tu vida

porque son viables y las personas involucradas están de acuerdo en hacerlas… ¡adelante! Aquí te dejo unos tips para que se las hagas sabes a tu pareja y, juntos, busquen un punto de intimidad y comunicación sexual, asertiva y erótica para darle variedad a la pasión.

 

  1. Ubica tus gustos.

 

Si sabes lo que te produce placer es más fácil saber qué juguete o producto es el ideal para ti. Seguro hay alguno en la amplia gama de posibilidades del mercado.

 

  1. Imagina y fantasea.

 

Reconoce que también tienes deseos que te gustaría probar. Quizá tu fantasía se tan teatral y compleja que necesites un gran arsenal de juguetes o puede ser que sólo quieras ir probando poco a poco los diversos productos que existen para escenificar alguno de esos sueños húmedos.

 

  1. Ubica tus límites.

Ahora que ya tienes la fantasía mega trabajada, date la oportunidad de imaginar qué cosas nuevas te gustaría probar y qué otras cosas ya probaste o ni de broma te encantaría jugar. Tener claro hasta dónde son los límites de lo agradable y placentero vs lo que en definitiva no va contigo te ayuda a conocerte y dar el siguiente paso.

 

  1. Comunica a tu pareja de juegos tus nuevos horizontes del placer.

 

Uno de los grandes pilares de una relación es la comunicación, aunque sólo sea un encuentro casual y la quieras pasar bien, es indispensable que hagas saber lo que te gusta y no para que la velada se aproveche ¿Qué tal empezar con un par de mensajes coqueteos para abrir la comunicación erótica? Busca un lugar que no sea la cama para abrir este abanico de posibilidades, hasta te ayudará a empezar a prender la pasión.

 

  1. Invita a tu pareja a probar cosas y situaciones nuevas, no obligues.

 

Date oportunidad de tener el tiempo y la disponibilidad de proponer, invitar, seducir y esperar la respuesta de tu pareja al respecto de las cosas o situaciones que te gustaría probar. Te puedes llevar grandes sorpresas como darte cuenta de que tu pareja también quería o de pronto ver que también tenía algunas fantasías guardadas y muy eróticas que también se te antojan.

 

Prueba y diviértete con otras opciones y ponle sabor a tu relación y experiencias, de eso también se trata la vida.