Información de: Milenio

Nota original: ver

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es “asegurar vidas sanas y promover el bienestar para todas las edades”, y los embarazos en menores de edad son un fenómeno que dificulta lograr esa meta. Ante ese panorama, hay organizaciones de la sociedad civil (OSC) que ayudan a dar acceso a información, anticonceptivos y servicios de salud sexual y reproductiva.

Una de esas agrupaciones es IPAS México. Eliana Olaizola, directora de esa organización, explicó que desde 1973 implementan programas replicables y sustentables a escala mundial. “Nos dedicamos a trabajar por el derecho a la salud sexual y reproductiva. En México, implementamos programas para la prevención del embarazo en adolescentes”, señaló.

Según datos de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, México ocupa el primer lugar en estos casos entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), debido a que 23 por ciento de los adolescentes inicia su vida sexual entre los 12 y 19 años. Eso, aunado a la falta de información y la estigmatización de las mujeres, provoca que al año ocurran alrededor de 340 mil partos en menores de 19 años, de los cuales casi 10 mil corresponden menores de 14.

LA ESTRATEGIA

“Al formar parte de la estrategia nacional hemos diseñado el programa Estigma, un modelo que diseñamos en una versión para alumnos de secundaria, maestros, padres de familia y centros de salud circunvecinos, con talleres integrales informativos para abolir todos esos estigmas alrededor de los métodos de planificación familiar y reproductiva, roles de género, estereotipos, planificación de la primera relación sexual y proyecto de vida. El objetivo es empoderar a los más vulnerables ante un embarazo. A través de una encuesta de línea de base podemos obtener una radiografía de la situación actual y a partir de ello se implementa el proyecto”, explicó Olaizola.

Una vez que ponen en marcha los talleres, agregó, se identifica a los promotores para que divulguen información vigente. “Las escuelas se escogen de acuerdo con la incidencia de embarazos en niñas y adolescentes con apoyo de la Secretaria de Salud. Comenzamos en el estado de México y llevamos 10 escuelas. Los talleres son impartidos por los colaboradores de IPAS y se le da seguimiento puntual a ciertos casos”, detalló.

A pesar de que entre 2015 y 2016 los embarazos entre adolescentes disminuyeron 13 por ciento, las estadísticas oficiales respecto a este fenómeno siguen siendo preocupantes. “En niñas menores de 14 años (9 mil 555 casos), 90 por ciento ocurre por violencia sexual y 50 por ciento de esos responde a un agresor familiar cercano como tío, primo, hermano o papá. Asimismo, 90 por ciento de los embarazos en América Latina y el Caribe en menores de 15 fue consecuencia de abuso y violencia sexual. En México se registran 600 mil delitos sexuales  al año, nueve de cada 10 víctimas son mujeres y cuatro de cada 10 son menores de 15 años. Además, hemos identificado que solo en 5 por ciento de las niñas entre 10 y 12 años inició relaciones sexuales con alguien de su edad, el resto fue con hombres mayores”, destacó la directora de IPAS.

ORIENTACIÓN SEXUAL

Otra de las OSC con proyectos sustentables para erradicar el embarazo en adolescentes es DKT, que implementa acciones para el rango de edad más vulnerable (entre 10 y 20 años). “Hemos diseñado dos estrategias perfectamente sustentadas y muy reales, una de ellas es a través de una página en línea www.amaze.org para niños y niñas de 10 a 14 años. Creamos un entorno muy particular y actual para empoderar a los menores con información sobre pubertad, orientación sexual, sexualidad y métodos de anticoncepción, por medio de videos animados dentro del canal de YouTube, con un asistente perfectamente capacitado para resolver todas las dudas que los pequeños tengan”, explicó Ana Karina de la Vega Millor, directora del Programa México, Centroamérica, Caribe y Venezuela de DKT Internacional.

Para los que tienen entre 15 y 20 años, “a través de DKT School creamos conciencia sobre la utilización de los métodos de anticoncepción y brindamos acceso a servicios de salud reproductiva con pláticas de educación sexual integral que han impactado cerca de 598 mil estudiantes en escuelas. También hemos repartido cerca de 2 millones de preservativos y hemos implementado nuestras acciones en carnavales de playa y en todos los conciertos de Ocesa través de consejería sobre sexualidad”, agregó.

Para implementar esas estrategias, DKT recibe apoyo de diversas compañías farmacéuticas. “Hasta la fecha, en el sector medio bajo, hemos logrado colocar cerca de 150 mil dispositivos de largo plazo. Con el programa denominado Mil 500 días hemos impactado a cerca de 80 mil mujeres y dado consejería a cerca de 780 mil parejas. Nuestros proyectos se encuentran en 25 estados de México y, para dar a los adolescentes de 14 a 18 años consejería respecto a la sexualidad, se desarrolló la página en línea www.planificameesta.org”, finalizó De la Vega.