El embarazo adolescente representa una crisis tanto para la embarazada como para su familia. Si su pareja también es joven y se involucra en el proceso, probablemente su familia también se integre a la crisis existencial.
Las adolescentes embarazadas pueden tener diferentes tipos de reacciones emocionales, los más recurrentes son:

  • Algunas no desean tener el bebé
  • Algunas pueden querer quedarse con el bebé tan solo para complacer a otro miembro de la familia
  • Otras pueden querer tener al bebé por razones idealizadas y poco realistas
  • La depresión es muy común entre las adolescentes embarazadas
  • Se sienten abrumadas por la culpabilidad
  • Presentan síntomas de ansiedad
  • Viven aterradas pensando en el futuro
  • Se aíslan para evitar que los demás se percaten de su estado

Cuando las reacciones emocionales van más allá de lo que se puede considerar “normal” es importante que tanto las adolescentes embarazadas como su familia busquen ayuda especializada para poder afrontar el proceso de embarazo, lo más recomendable es acudir a un psicólogo que les ayude a tomar la mejor decisión para su vida.