Tu cuerpo es una máquina que trabaja de manera constante y que cuando algo falla, no duda en enviarte las señales necesarias para que busques con tu médico el tratamiento que requiere.

Por ello, debes conocerte y estar al pendiente de cualquier cosa que sale de lo común en cuanto a su funcionamiento, acciones y reacciones, entre ellas las de tu aparato vulvo vaginal, mismo que te puede aportar información muy valiosa sobre tu estado de salud actual.

Y es que una infección vaginal puede ser una señal de que tu sistema inmunológico se encuentra debilitado.

De acuerdo con el Dr. Norberto Reyes Paredes, subdirector de Ginecología y Obstetricia del Instituto Nacional de Perinatología, una infección vaginal es un proceso inflamatorio en la región genital causado por bacterias, hongos, parásitos o virus.

Los síntomas son: aumento en la cantidad de la secreción vaginal (flujo), mal olor, comezón, ardor, molestias al orinar o al tener actividad sexual.

Indicó que las mujeres más propensas a tener infecciones vaginales son las embarazadas, con diabetes, que están en tratamiento con quimioterapia, en la etapa del climaterio, las adolescentes o previo a la llegada de tu periodo. En los primeros casos, se debe a que sus defensas están bajas, en los tres últimos, por los cambios hormonales que presentan.

¿Cómo influye un sistema inmune débil en tu vagina?

En el caso de la candidiasis, por ejemplo, según mayoclinic.org, en su publicación “Candidiasis vaginal”, tu vagina naturalmente contiene una mezcla equilibrada de hongos, entre ellos cándida y bacterias. Ciertas bacterias (lactobacillus) actúan para evitar el crecimiento excesivo de hongos. Sin embargo, ese equilibrio puede perturbarse.

El crecimiento excesivo de cándida o la penetración del hongo en capas celulares vaginales más profundas provocan lo signos y síntomas de una infección por hongos. Una de las causas de dicho crecimiento excesivo puede ser un sistema inmunitario deteriorado, débil o deprimido.

Así, según el Dr. Antonio Guillermo Báez, especialista en Inmunogenética e Inmunología Clínica en Argentina, expresa en su artículo “Infecciones recurrentes. Candidiasis vaginal” que en la mayor parte de los casos, esta infección no se contrae, sino que surge porque la Candida Albicanis, que ya existía en el organismo, encontró formas de superar las defensas de nuestro cuerpo y logró multiplicarse de forma descontrolada.

Entre los factores de riesgo para presentar candidiasis (relacionados con el sistema de defensa de nuestro cuerpo) detalla las inmunodeficiencias presentes en personas que padecen síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), cáncer, pacientes que cursan tratamientos de quimioterapia, con esteroides o con inmunosupresores, a estos factores se suman la presencia de estrés, así como el consumo del tabaco y alcohol (los cuales generan tóxicos que alteran el sistema inmunitario).

¿Qué puedes hacer para evitar esta molestia? 

Cuida tu cuerpo. Siempre mantente al pendiente de los cambios que tenga, escúchalo con muchísima atención, aprende de él, explóralo e identifica cuáles son las condiciones y estados normales del mismo para que cuando algo fuera de lo normal surja, puedas atenderlo rápida y efectivamente con orientación médica especializada.

Es decir, hay dos momentos que te involucran: 1) Prevención, al mantener tu estilo de vida saludable, que ayudará a que tu sistema inmune equilibre estas bacterias y 2) Atiende de inmediato las molestias, flujo, comezón o ardor que puedas presentar.

Referencias:

Secretaría de Salud. (2018). 181.Padecen mujeres infección vaginal al menos una vez en su vida. De Secretaría de Salud. Gobierno de México Recuperado de: https://www.gob.mx/salud/prensa/181-padecen-mujeres-infeccion-vaginal-al-menos-una-vez-en-su-vida

Mayo Clinic. (2019). Candidiasis Vaginal. De Mayo Clinic. Recuperado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/yeast-infection/symptoms-causes/syc-20378999

Báez, G. (2018). Infecciones Recurrentes. Candidiasis vaginal. De SIIC. Recuperado de: https://www.siicsalud.com/pdf/fasc_candidiasis_50218.pdf