Maternidad, sexo y anticoncepción: lo que hay que saber.

Si en general es difícil hablar sobre deseo y sexualidad femenina, el asunto se complica más cuando relacionamos dichos temas con el embarazo. Pareciera que implícitamente se espera de las futuras madres una renuncia total a lo que son y a lo que fueron, a su placer y a su individualidad.

También sucede que a muchas personas les pone nerviosas la posibilidad de lastimar tanto al bebé como a la mujer embarazada al momento de mantener una relación sexual, por lo que la evitan. Después de la llegada del o los bebés, con tanto cambio (y probablemente caos), es normal que para algunas mujeres el sexo ya no sea una prioridad.

Pero la sexualidad es un caleidoscopio de vivencias y goces: cada quien va a su ritmo y la experimenta de distintas maneras a lo largo de su vida.

Como el placer no es estático, ni nuestros cuerpos, en esta ocasión hablaremos sobre el sexo durante y después del embarazo, para que con esta información te sientas cómoda con la decisión que quieras tomar.

 

¿Cambios en el deseo sexual durante el embarazo?

Muchas mujeres señalan que en el primer trimestre del embarazo su deseo sexual disminuyó debido a la fatiga, a las náuseas, al asco y a los acelerados cambios hormonales para preparar y adaptar al cuerpo al desarrollo del bebé.

Sin embargo, para otras mujeres esta revolución hormonal se traduce en una libido más alta; en general, este incremento del deseo sexual se da durante el segundo trimestre, cuando los síntomas del primero poco a poco van desapareciendo.

Ya para los últimos meses del embarazo, más que por las hormonas o síntomas, las mujeres y sus parejas prefieren no tener sexo. Razones hay muchas, pero las principales son incomodidad por el peso y tamaño de la panza de la futura mamá,

miedo a inducir el parto y ansiedad por tener todo listo para la llegada del nuevo integrante de la familia.

 

Sexo durante el embarazo

Primero lo primero: si tu embarazo no está considerado como de alto riesgo, ni tú ni tu bebé corren peligro alguno si mantienes relaciones sexuales a lo largo de este periodo. Se considera un embarazo de alto riesgo cuando la salud y la vida del bebé y de la madre peligran, como cuando la mujer es muy joven o de edad avanzada. Es importante que un profesional de la salud te asegure que ni tú ni tu bebé están en peligro en caso de que desees tener sexo.

Entonces, si tu embarazo es considerado de bajo riesgo y quieres tener sexo, te recordamos que es completamente seguro. Si te preocupa que la penetración vaginal vaya a lastimar a tu bebé, no temas: está protegido por el líquido amniótico, por los fuertes músculos del útero y por un tapón de mucosa que sella por completo el cuello del útero. El pene nunca va a entrar en contacto con el bebé.

Por otra parte, a muchas mujeres y parejas les inquieta pensar que pueden dañar psicológicamente al bebé. Por esto tampoco te debes preocupar, pues además de que el bebé no es capaz de entender lo que está pasando, los únicos cambios que notará son que tu ritmo cardíaco y respiración se aceleran.

Otro gran miedo es que las relaciones sexuales provoquen un aborto espontáneo, pero esto es falso; la mayoría de los abortos espontáneos suceden porque el feto no se desarrolló dentro de los parámetros considerados normales y óptimos. Así que nada tienen que ver con la penetración vaginal o con cualquier otra actividad sexual.

El sexo oral es completamente seguro y, dependiendo de la etapa del embarazo, prácticamente todas las posiciones sexuales también lo son. Lo que sí es que en el último trimestre se desaconseja la posición del misionero, porque la presión en los órganos y en la columna vertebral podrían causarle daños y dolor a la futura madre o al feto. Puedes probar tumbándote de lado y que tu pareja se acueste atrás de ti, por ejemplo; el punto es que tú te sientas cómoda y con ganas de compartir tu cuerpo.

Sentir un deseo sexual elevado durante el embarazo es completamente normal; no sentir deseo sexual durante el embarazo también es completamente normal. Las relaciones sexuales no son la única forma de intimidad: puedes probar con tu pareja darse besos, acariciarse, abrazarse o darse masajes. Y también está la opción de masturbarte si no sientes ganas de compartir.

 

Cuándo no tener sexo durante el embarazo

Aunque sabemos que el sexo no te pone en riesgo ni a tu bebé, sí hay algunas situaciones en las que lo mejor es evitar mantener relaciones sexuales, como la siguientes:

● Hay sangrado vaginal sin razón aparente.

● Hay pérdida de líquido amniótico.

● La placenta cubre de manera parcial o total la abertura cervical.

● Hay antecedentes de parto prematuro

 

Sexo después del embarazo

Si bien se recomiendan de cuatro a seis semanas de abstinencia después del parto, todo dependerá de si fue parto o cesárea y de cómo tu cuerpo va reaccionando y se va recuperando de la labor titánica que es dar a luz. Es decir, el tiempo de abstinencia varía de mujer en mujer.

Un estudio de 2016 en Australia realizó seguimiento de la vida después del parto con 1,507 madres durante un año; los resultados arrojaron que en los primeros tres meses después de dar a luz el 89% de las mujeres tuvo problemas de salud sexual, además de que el 51% no tuvo mucho deseo sexual los primeros doce meses de vida de su bebé. En el estudio las madres también hablaron de sus miedos, ansiedades y problemas; lo más comunes son falta de lubricación, dolor durante el sexo y poco deseo sexual.

Además del estrés por tener un recién nacido en casa, un factor muy importante en la disminución del deseo sexual después de parir es que aumentan los niveles de prolactina; esta hormona favorece la lactancia, pero no tanto al estrógeno ni a la libido.

Ahora, si en tu caso aún tienes deseo sexual después de parir y estás amamantando, nuestra primera recomendación es que compres lubricante. Cuando se da pecho los niveles de estrógeno caen, por lo que la vagina está más sensible y lubrica menos; esto puede causar dolor al intentar penetrar y afecta a la excitación de la mujer.

De cualquier manera es importante reconocer que, ya sea por tales o cuales razones, tu vida sexual va a cambiar una vez que nace el bebé. Esto no tiene que significar algo malo, sin embargo, es la oportunidad perfecta para reevaluar tu sensualidad, lo que encuentras placentero y tu concepción del erotismo y de tu cuerpo.

Recordemos que el sexo y la sexualidad no deben reducirse a la penetración, especialmente la de pene-vagina: hay muchas otras maneras de gozar y de vivir tu sexualidad en esta etapa tan particular de la vida de las mujeres.

 

Anticoncepción después del embarazo

¿Anticonceptivos después de dar a luz? ¡Claro! Aunque se dice que la lactancia puede funcionar como método anticonceptivo, cada cuerpo es diferente y podría no ser la mejor opción. Lo recomendable siempre será utilizar un método anticonceptivo, ya que sigue existiendo la posibilidad de embarazarse nuevamente.

Para dejar a un lado un método como la lactancia y sabiendo que tu pareja sexual no tiene una ITS, una buena opción son los anticonceptivos hormonales. Aunque no puedes usar alguno que contenga estrógeno durante las primeras tres semanas del parto, transcurrido este tiempo, puedes optar por cualquier método hormonal: SIU (sistema intrauterino) hormonal MiaCare, implante subdérmico o inyecciones trimestrales.

En el caso de que no quieras usar hormonas, puedes optar por un DIU Silver dispositivo de cobre con núcleo de plata. Como ninguna de las opciones mencionadas te protegen contra ITS, es muy importante usar condón, para no poner en riesgo tu

salud y la de tu bebé en el caso de que tengas varias parejas sexuales o no conozcas el estado de salud de tu pareja actual.

Convertirse en madre no anula (o no debería) tu vida sexual ni ningún otro aspecto de tu vida. Socialmente ser madre no tiene las mismas implicaciones que ser padre, así que de nosotras depende que no dejemos a un lado nuestros deseos, metas y sueños.

Sí, eres madre o estás a punto de serlo, pero también sigues siendo una persona con necesidades físicas, mentales y emocionales, por lo que una comunicación abierta contigo misma y con tu o tus parejas, además de una división equitativa de las responsabilidades parentales y del hogar, son la clave para que sigas disfrutando de tu vida sexual de la manera en que tú elijas. ¡Tú decides!

¡No lo olvides! En caso de que tengas dudas sobre este tema o cualquier otro relacionado a tu sexualidad, mándanos un mensaje a nuestro WhatsApp para que te asesoremos o aconsejemos: https://bit.ly/32DRCNw

 

Referencias:

Mayo Clinic, Sexo durante el embarazo, visitado por última vez el 5 de mayo de 2021, https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/in-depth/sex-during-pregnancy/art-20045318

El País, La cruda realidad del sexo después del parto, visitado por última vez el 5 de mayo de 2021, https://elpais.com/elpais/2016/05/03/buenavida/1462293030_109855.html

Kids Heatlh, Sexo durante el embarazo, visitado por última vez el 5 de mayo de 2021 https://kidshealth.org/es/parents/sex-pregnancy-esp.html

Indisa, Sexualidad durante el embarazo: mitos y realidades, visitado por última vez el 5 de mayo de 2021 https://www.indisa.cl/blog/sexualidad-durante-el-embarazo-mitos-y-realidades/

Planned Parenthood, ¿Cuál es el mejor anticonceptivo durante la lactancia?, visitado por última vez el 6 de mayo de 2021, https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/anticonceptivos/lactancia/cual-es-el-mejor-anticonceptivo-durante-la-lactancia#:~:text=Puedes%20comenzar%20a%20usar%20inyecciones,en%20tu%20control%20post%20parto.

La Sexología, Deseo sexual y maternidad, visitado por última vez el 6 de mayo de 2021, http://lasexologia.com/deseo-sexual-maternidad/

Compartir en:
Enviar mensaje whatsapp