El poder decidir sobre tu cuerpo, tu salud (incluyendo la salud sexual y reproductiva) y los estímulos placenteros que deseas experimentar con él son parte de tus derechos sexuales y reproductivos. Esto produce una retroalimentación a nivel personal, psicológico y emocional, ya que el simple hecho de tener la libertad de decisión sobre la experiencia de nuestra sexualidad implica la autoconsciencia de nuestra valía y nos dará la oportunidad de promover y defender esa libertad, pero también implica complementar esta misma con la responsabilidad que no sólo trae repercusiones sobre nosotros sino también sobre otras personas además de sabernos capaces de informarnos y analizar las opciones que tenemos.

En este sentido, el uso de un método anticonceptivo entra en la discusión como un tema de debate interno que se centrará sobre diferentes características personales y de vida que no sólo determinarán qué método utilizar, sino su búsqueda y si, para empezar, consideramos utilizar uno o no. Cada vez que tomas la decisión de utilizar un método anticonceptivo, reafirmas tu poder de elección y reiteras el control que tienes sobre tu cuerpo y proyecto de vida.

Hablando en específico del Dispositivo Intrauterino, como una opción dirigida y decidida por las mujeres, hace que ésta discusión apunte al tema del empoderamiento femenino, el cual ha sido estudiado en relación al uso de métodos anticonceptivos dado que es un proceso en el cual ellas adquieren un mayor control sobre su propia vida, su cuerpo y su entorno; dicho proceso abarca diversos aspectos, como la libertad de movimiento y de acción (autonomía), la participación femenina en los procesos de toma de decisiones (poder de decisión), el acceso y el control de recursos económicos, la ausencia de violencia contra ella, el acceso a la información y la igualdad jurídica (Kishor, 2000; Oxaal y Baden, 1997).

En relación al tema que deseamos abordar, por ejemplo, una investigación realizada en México por Casique (2003), informó que aquellas mujeres que se encuentran en necesidad de anticoncepción (espaciar número de hijos o haber terminado su reproducción de acuerdo con su expectativa reproductiva), tienen mayor posibilidad de ser usuarias de algún método anticonceptivo si es más alto su índice de autonomía y poder de decisión. Dichos hallazgos respaldan un estudio realizado en México (2008), el cual asegura que el poder de decisión de las mujeres se relaciona positiva y significativamente con el uso de servicios de Planificación Familiar.

Así mismo el uso de métodos anticonceptivos, incluyendo el DIU, trae beneficios a las mujeres, ya que como menciona la OMS: “La Planificación Familiar permite que las personas tomen decisiones bien fundamentadas con relación a su salud sexual y reproductiva. Brinda además la oportunidad de que las mujeres mejoren su educación y puedan participar más en la vida pública, en especial bajo la forma de empleo remunerado en empresas que no sean de carácter familiar.”

Por otro lado, el Dispositivo Intrauterino cuenta con ventajas que harán que la experiencia sexual sea más placentera para la mujer dado que permite a la usuaria sentirse en la seguridad y el poder de decidir con eficacia sobre su reproducción ya que:

  • Es fácil de aplicar y retirar
  • No interfiere con las relaciones sexuales
  • No interfiere con la lactancia
  • Es efectivo desde el momento de colocarlo e incluso funciona como método de emergencia cuando hubo una relación sexual de riesgo
  • Independientemente del tiempo de uso, el retorno a la fertilidad es inmediato después de su retiro
  • No tiene ninguna interacción con medicamentos

Sin embargo, es importante recordar que éste método anticonceptivo no protege contra las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH. Si existe riesgo de ITS/VIH, se recomienda el uso correcto y consistente de preservativos. Pero no te espantes, esto sólo representa la oportunidad de hacer uso de tus recursos, conocimientos y habilidades para tomar una decisión responsable e informada sobre ésta segunda protección, que incluso puede ser divertida al experimentar con diversos tipos de condones.

Referencias:

Casique, I. (2003). Empoderamiento femenino y uso de anticonceptivos en México. Género y salud en cifras, 1(3), 13-18.

Casique I. Uso de anticonceptivos en México: ¿Qué diferencia hacen el poder de decisión y la autonomía femenina? Papeles Poblac 2003; 35: 209-236.

Estrada F, Hernández-Girón C, Walker D, Campero L, Hernández-Prado B, Maternowska C. Uso de servicios de planificación familiar de la Secretaría de Salud, poder de decisión de la mujer y apoyo de la pareja. Salud Publica Mex, 2008;50:472-481.

Organización Mundial de la Salud. (2018). Planificación Familiar. De Organización Mundial de la Salud. Retomado de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/family-planning-contraception.

Instituto Mexicano del Seguro Social. (desconocido). Dispositivo Intrauterino de Cobre (DIU) T-Cu Dispositivo Intrauterino de Cobre (DIU) T-Cu. Instituto Mexicano del Seguro Social. Retomado de: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/planificacion-familiar/diu-cobre

OMS (2017). Recomendaciones sobre prácticas seleccionadas para el uso de anticonceptivos, tercera edición [Selected practice recommendations for contraceptive use, 3rd edition]. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2017. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.