¿Este mes no “te bajó” y no estás embarazada? ¿Tus ciclos cambian drásticamente mes a mes? ¿Tienes ciclos menores de 21 días o mayores de 35? Es posible que tengas ciclos irregulares. A continuación, te mostraremos algunos de los motivos por los cuales hay mujeres con periodos menstruales irregulares:

 

  • Pubertad: Al iniciar la menstruación el cuerpo necesita adaptarse a los cambios hormonales, pues hay una gran sensibilidad al estrógeno, pero aún no hay una cantidad suficiente de progesterona para que se balancee. El proceso de maduración del ciclo menstrual puede tardar hasta 12 años.
  • Estrés: En ocasiones podemos tener ciclos inusualmente largos debido al estrés ya sea físico o psicológico. Cuando estamos demasiado estresadas es posible que se atrase la ovulación o que, en ese ciclo, nunca ocurra, y esto se refleja, entre otros signos, en el retraso del periodo. Las hormonas sexuales siempre tienen relación con otras hormonas en nuestro cuerpo y el cortisol es la hormona del estrés.
  • Alimentación: Tener sobrepeso puede ocasionar que nuestro cuerpo produzca más estrógeno y generar caos en el delicado balance hormonal. Por otra parte, tener un peso demasiado bajo puede interrumpir la ovulación (y por lo tanto el periodo menstrual) pues el cuerpo interpreta la falta de alimentos como un momento de crisis en el que no podría sostener un posible embarazo.
  • Anticonceptivos hormonales: Los anticonceptivos hormonales funcionan “desactivando” las hormonas que naturalmente produce tu cuerpo (estradiol y progesterona) y reemplazándolas por una versión sintética que no es exactamente igual (etinilestradiol, drospirenona y levonorgestrel, entre otros), estas hormonas suprimen la ovulación por lo que el sangrado provocado por la píldora es resultado del proceso de la manipulación de los mensajes a todo el sistema y no por los mensajes del ovario al resto del cuerpo.
  • Algunos anticonceptivos hormonales pueden interrumpir la menstruación o hacer que se vuelva irregular. Sin embargo, es difícil prever los efectos secundarios que cada anticonceptivo tendrá para cada mujer. A veces esto es parte del proceso de adaptación. Otras veces el método elegido simplemente no fue el ideal para nuestro cuerpo; así que no te dejes llevar por la recomendación de la prima o la amiga; lo mejor es que acudas con tu médico para que, a partir de un análisis de tu historia clínica, te pueda recomendar el anticonceptivo ideal para tu cuerpo y estilo de vida.
  • Dejar los anticonceptivos hormonales implica un proceso de readaptación del cuerpo a sus propias hormonas. Este tiempo varía según el anticonceptivo y según cada persona. Es importante considerar que, si había algún desequilibrio hormonal antes de comenzar a tomar los anticonceptivos hormonales, éste reaparecerá al dejarlos.
  • Condiciones médicas: En ocasiones los ciclos irregulares pueden ser causados por condiciones médicas como hipotiroidismo, síndrome de ovarios poliquísticos, endometriosis, exceso de prolactina o insuficiencia ovárica primaria. Busca atención médica si es necesario.
  • Perimenopausia: La menopausia no ocurre de un momento a otro. Al contrario, los cambios hormonales pueden comenzar entre 10 y 2 años antes. Durante esta última etapa los niveles de estrógeno suben y bajan como en una montaña rusa, mientras los niveles de progesterona van disminuyendo a su propio ritmo. Para algunas mujeres estos cambios pueden ser muy fuertes y para otras no serán particularmente molestos. Recuerda que cada cuerpo es único y puedes darte una idea más o menos de cómo será cuando investigas cómo fue para tu mamá o tus abuelas.

 

Referencias

 

Briden, L. (2019). Cómo mejorar tu ciclo menstrual. Australia: Greenpeak Publishing.

 

Weschler, T. (2015). Taking Charge of Your Fertility. United States of America: Harper Collins Publishers.