¿Hay un momento del mes en que podemos tener relaciones sexuales sin protección y no quedar embarazadas? ¿Qué tal justo después de la regla? Dicen que el ciclo menstrual debe durar aproximadamente 28 días y que la ovulación debe ocurrir el día 14… y si no ha habido ovulación no debería haber riesgo, ¿no? ¡Pero cuidado! El ciclo menstrual está rodeado de mitos y tabús. ¡Sigue leyendo y decide de manera informada!

 

A pesar de lo extendido de la idea de que el ciclo menstrual dura 28 días, la realidad es que existe una gran variación entre los ciclos menstruales de las mujeres e incluso entre los de una misma mujer. Un ciclo puede durar entre 21 y 35 días y considerarse regular.

 

Otro mito muy extendido es que la ovulación siempre ocurre el día 14 del ciclo. Sin embargo, la realidad es que la ovulación no es tan consistente como suponemos. No ovulamos un día en particular, sino en el momento específico en que nuestro cuerpo alcanza el umbral de estrógeno necesario para liberar un óvulo del folículo en el que creció. Esta primera parte del ciclo, conocida como la fase folicular o estrogénica, está abierta a factores ambientales. Es por eso que a veces puede durar más o menos. Por ejemplo, cuando estamos demasiado estresadas en esta fase, es probable que la ovulación se retrase, ya que nuestro cuerpo interpreta el estrés como una crisis en las que no sería posible sostener un embarazo.

 

Por este motivo, la ovulación no se puede predecir. En el mejor de los casos podemos aprender a identificar una serie de signos corporales que nos ayuden a reconocerla en el mismo momento en que sucede. Esto no nos sirve para estimar cuando ocurrirá en el futuro. Tomando en cuenta que es posible ovular entre los días 8 y 21 del ciclo, e incluso en un rango más amplio si somos irregulares, resulta riesgoso fiarse de que ovulamos un día determinado para tomar decisiones de anticoncepción.

 

A diferencia de la primera fase, la segunda fase del ciclo conocida como fase lútea, tiene una duración de 12 a 16 días. Si llegan a haber variaciones éstas suelen ser sólo de un día o dos. La estabilidad de esta fase se debe a que el proceso hormonal inicia en el cuerpo lúteo (una estructura formada a partir de los restos del folículo del que se liberó el óvulo) y el cuerpo lúteo está cómodo y protegido en el interior del ovario, lejos del estrés y los cambios de la vida.

 

Otro factor que hay que considerar, es el tiempo de vida del óvulo y de los espermatozoides. El óvulo puede vivir hasta 24 horas a partir de la ovulación. Existe una pequeña posibilidad de que se libere otro óvulo durante estas mismas 24 horas. Después de esto, la progesterona producida por el cuerpo lúteo evitará la liberación de más óvulos. En cambio, los espermatozoides pueden sobrevivir hasta 5 días si el fluido cervical es adecuado. Esto es: una pareja podría tener relaciones sexuales el lunes. Ella podría ovular hasta el viernes y aún así podría quedar embarazada.

 

Entonces, ¿podemos quedar embarazadas al tener relaciones después de la regla? Es poco probable pero sí es posible. Supongamos que un hombre y una mujer deciden tener relaciones el día 4 del ciclo. Ella podría tener un ciclo corto, ovular el día 8 y, como los espermatozoides podrían seguir vivos, podría quedar embarazada.

 

Así que no lo dejes al azar: busca el método anticonceptivo que mejor se adapte a tu cuerpo y estilo de vida. Recuerda que el condón es el único método anticonceptivo que también te protege de las infecciones de transmisión sexual. Doble protección: condón más un método de largo plazo son la mejor opción.

 

Referencias:

 

Weschler, T. (2015). Taking Charge of Your Fertility. United States of America: Harper Collins Publishers.