De acuerdo con el sondeo realizado por la Fundación Jo para la Prevención del Cáncer Uterino en Reino Unido, las mujeres no se realizan exámenes de diagnóstico de VPH por el estigma en torno al virus y su relación con la sexualidad. Incluso, en la muestra de 2,000 mujeres, encontraron que la mitad se sentía avergonzadas y perdían el interés en el sexo cuando se enteraban que habían contraído el virus; además, el 60% pensaba que tener VPH era equivalente a tener cáncer.

 

Mito 1: Si tengo VPH me dará cáncer.

No todas las cepas de VPH pueden causar cáncer. El VPH es un grupo de más de 200 virus relacionados, 40 de ellos afectan el área genital. Depende del tipo de virus, el VPH puede provocar: verrugas en la piel, verrugas en genitales y otras pueden causar cambios precancerosos en las células de cuello uterino, vagina, vulva, ano, pene, boca, faringe, la parte posterior y los lados de la garganta o amígdalas. Los tipos 16 y 18 (de 13 tipos de alto riesgo asociados al cáncer), en particular, aumentan el riesgo de cáncer cervical. El tipo 16 también causa la mayoría de los casos de cáncer de orofaringe.

De acuerdo con lo que menciona el Instituto Nacional del Cáncer, las infecciones por VPH, sean de alto riesgo o bajo riesgo, pueden ser diagnosticadas y tratadas en los primeros uno o dos años de la transmisión y no causar cáncer. Cuando un tipo de VPH de alto riesgo persiste, puede llevar años desarrollar cáncer, por eso se recomienda tener un seguimiento año con año con pruebas de detección como Papanicolau y colposcopia.

 

Mito 2: El VPH es una señal de promiscuidad.

El 80% de los seres humanos va a contraer el virus en algún momento de su vida. Todas las cepas del VPH son altamente contagiosas y las que se transmiten por medio de las relaciones sexuales, basta con una relación sexual para que el virus pueda pasar de una persona a otra.

 

Mito 3: A los hombres no les afecta el VPH

La mayoría de los hombres y mujeres sexualmente activos tendrán al menos una infección por VPH en algún momento de sus vidas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Hasta hace unos años se decía que los hombres sólo lo portaban, pero ahora sabemos que el VPH en hombres está asociado con casos de cáncer en pene, ano, boca y garganta.

 

Mito 4: El VPH sólo se transmite sexualmente

El VPH usualmente se transmite sexualmente; sin embargo, también se transmite en el contacto piel a piel y en zonas mucosas en cualquier parte del cuerpo.

Mito 5: La vacuna para el VPH no sirve

Desde el 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS), aprobó la vacuna contra el VPH y algunos registros muestran un rápido descenso del contagio y problemas de enfermedad en algunas partes del mundo.

 

Mito 6: Sólo me puedo poner la vacuna si no he tenido relaciones sexuales

Según la OMS, la vacuna reduce en un 70% las probabilidades de desarrollar cáncer en el cuello del útero si se aplica en jóvenes entre los 12 y 26 años, antes de que tengan su primera relación sexual; sin embargo, si ya tienes un diagnóstico de VPH, ayuda a disminuir la probabilidad de desarrollar el cáncer, porque actúa como las demás vacunas que ayudan a reforzar tu sistema inmune.

Mito 7: El condón no sirve de nada contra el VPH

El VPH se puede propagarse a través del contacto piel a piel, por lo que no es necesario tener relaciones sexuales para que un tipo del virus pueda estar en tu cuerpo. Sin embargo, el uso adecuado del condón puede reducir el riesgo de contraer el VPH porque disminuye el contacto con las zonas infectadas. El condón femenino o interno suele ser más efectivo porque cubre más parte de los genitales que el condón masculino. Busca el condón femenino en la #Ruta69 de DKT México.

 

Mito 8: No hay de qué cuidarse porque el VPH se puede eliminar con opciones de tratamiento

Existen tratamientos para eliminar las lesiones precancerosas, cánceres y verrugas genitales causadas por infecciones por VPH, pero no hay tratamiento disponible para el virus en sí, el virus se encuentra en el cuerpo, aunque se aloje en ciertas partes, ya se encuentra en tu torrente sanguíneo.

 

Mito 9: Las personas con VPH siempre tienen síntomas como las verrugas

La mayoría de las personas que tienen VPH no desarrollan ningún síntoma durante muchos años. El CDC informa que en el 90 por ciento de los casos de VPH, el sistema inmunológico de una persona combate la infección en dos años, aunque no la desaparece por completo del cuerpo. Por eso, aunque veas a una persona libre de síntomas, es importante que uses condón para prevenir cualquier trasmisión de cualquier tipo de cepa.

 

Mito 10: recibí la vacuna contra el VPH, por lo que no necesito hacerme pruebas de Papanicolaou

Aunque te hayan aplicado la vacuna contra el VPH, también necesitas hacerte pruebas de Papanicolaou para detectar el cáncer de cuello uterino y penescopia en el pene y escroto para diagnosticar a tiempo alguna lesión. Además, recuerda que la vacuna sólo te protege de ciertos tipos de virus y hay más de 200, la vacuna contra el VPH que se usa actualmente se llama Gardasil 9, protege contra los tipos 6 y 11 del VPH, que pueden causar verrugas genitales, así como contra los tipos 16 y 18 y otros cinco tipos que pueden causar cáncer: 31, 33, 45, 52, y 58.