El Virus de Papiloma Humano (VPH) es el nombre que reciben una serie de virus (más de 200), muchos de los cuales son de transmisión sexual, que tienen como consecuencia más común la aparición de verrugas. Aunque la mayoría de estos virus son inofensivos, existen al menos 30 tipos que son considerados peligrosos, pues representan, según la Organización Mundial de la Salud, la principal causa del cáncer cervicouterino.

Entre los genotipos considerados de alto riesgo, se encuentran el 16 y el 18, causantes aproximadamente del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino en países en vía de desarrollo, según investigaciones de la OMS. Por esta razón, es tan importante un diagnóstico a tiempo del VPH para identificar su tipo e iniciar el tratamiento adecuado.

Actualmente, existe la vacuna tetravalente contra 4 cepas oncogénicas del virus del papiloma humano 6 y 11 de bajo grado y 11, 18 de alto grado, la vacuna no aumenta el riesgo de desarrollar trastornos autoinmunes, según un estudio del el Hospital General de Kingston y las universidades de McGill, Queen’s y Toronto. Los resultados, publicados el Canadian Medical Association Journal, “deberían tranquilizar a los padres y proveedores de atención médica”, defienden los autores, ya que la VPH4, disponible de 2006, no tiene relación demostrada con el desarrollo de enfermedades debilitantes.

La aparición de informes de casos y reportajes de consecuencias negativas de la vacuna como el del Toronto Star han contribuido a “reavivar las preocupaciones de los padres”, lamentablemente. “Las dudas sobre la seguridad de la VPH4 persisten a pesar de su probada eficacia, incluida la reducción comprobada del riesgo de displasia cervical”.

En este contexto, los investigadores propusieron un estudio de cohorte retrospectivo basado en 181,000 niñas de entre 12 y 17 años que recibieron la VPH4 entre 2007 y 2013. De todas ellas, 681 fueron diagnosticadas con una enfermedad autoinmune pasadas entre una semana y 2 meses desde la vacunación; sin embargo, según los investigadores, se trata de una tasa de diagnósticos normal entre pacientes femeninas de ese grupo de edad.

El análisis exploratorio individual de trastornos autoinmunes no evidenció riesgos significativos de neuritis óptica, parálisis de Bell, ni enfermedad de Graves. Tampoco se observó un mayor riesgo atendiendo a factores como el historial de trastornos inmunomediados o el tiempo transcurrido desde la vacunación. El VPH es la infección de transmisión sexual más común a nivel mundial, es una patología que afecta a entre el 50 y el 75% de las personas sexualmente activas.

 

¿Cómo prevenir una infección o contagio por Virus de Papiloma Humano?

Recuerda que lo único que disminuye la probabilidad de infección por Virus de Papiloma Humano (VPH) es el uso correcto del condón. El condón masculino te protege al evitar el contacto de fluidos sexuales con la mucosa de los genitales (un lugar en donde es fácil que el virus pueda vivir).

 

Los condones femeninos son una excelente opción en la protección de infecciones de transmisión sexual como el virus del papiloma humano ya que protege los genitales interna y externamente, haciendo la relación más confiable, así como placentera. El condón femenino no sólo protege más piel de la vulva y la pelvis, sino que, además, empodera a la mujer en la decisión sobre cómo y cuándo cuidarse.

¿Cómo se transmite el Virus de Papiloma Humano (VPH)?

Antes de explicar cómo detectar el papiloma humano en mujeres, es preciso explicar las distintas maneras de contagio que hacen posible la infección por este virus. La principal vía de contagio son las relaciones sexuales sin uso de preservativo, incluyendo el sexo oral. Aunque el virus también puede vivir en cualquier fluido, se considera muy difícil (poco probable) su contagio a través de baños públicos o la arena de la playa.

Cualquier parte del cuerpo que esté en contacto con el virus puede quedar infectada, razón por la cual los genitales, la boca y las manos son algunas de las zonas más frecuentes donde se pueden observar las primeras verrugas. Incluso, el virus puede manifestarse en la garganta y en la laringe. Por esta razón, la principal recomendación para prevenir la infección por VPH es el uso de preservativo y llevar una vida sexual responsable.

¿Cómo puedo saber que me he contagiado de Virus de Papiloma Humano (VHP)?

Según la Organización Mundial de la Salud, la incidencia máxima de la infección por papiloma humano se registra al poco tiempo de haber comenzado la relación sexual, lo cual hace que este virus cuente con uno de los porcentajes más altos de transmisión. Sin embargo, la evidencia de un contagio puede tardar semanas y hasta meses en ser comprobada, pues depende del genotipo del virus que se haya contraído.

Lo que debes hacer si ya tuviste una relación sexual de riesgo (sin protección). Lo mejor es acudir con tu ginecólogo o urólogo para poder llevar una serie de estudios, revisión médica y tratamiento de ser necesario.

¿Se nota cuando alguien está infectado de Virus de Papiloma Humano?

Muchas mujeres desconocen que han sido infectadas con el virus de papiloma humano hasta la aparición de las verrugas genitales, las cuales pueden ser evidentes en el exterior de los genitales o encontrarse únicamente en la parte interna de la vagina, útero, ovarios o ano. Sin duda, la aparición de las verrugas es una de las maneras de detectar el papiloma humano en mujeres, por lo que se recomienda una visita inmediata al especialista para corroborar el diagnóstico.

Por su parte, los hombres presentan verrugas genitales y en el escroto, también puede aparecer en la cavidad bucal y en el ano. Se requiere de un estudio más amplio para detectar la presencia de virus en la piel y fluidos genitales. Sólo tu médico puede recetarte e interpretar los estudios que te dirán si tienes o no el virus o alguna consecuencia de portarlo.

¿Cómo es el diagnóstico del VPH?

El VPH no siempre es sintomático, por lo que para detectar el papiloma humano en mujeres es necesario visitar al ginecólogo. El principal síntoma es la aparición de verrugas genitales, pues la aparición de otras manifestaciones puede depender del tipo de VPH que se haya contraído.

La manera más efectiva de diagnosticar si ya hay alguna consecuencia de portar el virus de papiloma humano es a través del Papanicolau o citología, examen que consiste en la toma de muestras de células del cuello uterino (en mujeres) o uretra (del pene) para ser examinadas en el laboratorio y determinar si existe o no la presencia de alguno de los 100 genotipos del virus. Por lo tanto, para detectar un contagio es necesario la visita al especialista. Un resultado positivo de contagio por VPH debería arrojar alteración en las células del útero y tipo de virus que ocasiona dicha anomalía.

¿Desde qué edad debo ir a hacerme un Papanicolau?

Toda mujer sexualmente activa debe realizarse el examen de Papanicolau como método de prevención y para estar segura de que su salud uterina no se encuentra comprometida al menos una vez al año. En la actualidad, existen vacunas que ofrecen protegerte seas hombre o mujer y evitar la infección de los genotipos más peligrosos del VPH. Sin embargo, es necesario consultar con el especialista para evaluar la necesidad y posibilidades de tener acceso a dicha vacuna.

Visita https://www.dkt.com.mx/reddkt.php para encontrar un médico especialista.